Filosofía de un buen entrenador

“Privilegiar la tarea defensiva y con poco llegar al arco rival lograba mucho”. Conociendo a Zubeldía solo de Santos, yo lo definiría así. Su torneo bueno en México (el único completo) acaba la fase regular con 22 goles a favor y 20 en contra después de 17 jornadas, con una de las mejores defensas posicionales del país (al final, el cuadrado formado por Izquierdoz, Néstor Araujo, Pulpo González y Jesús Molina resultaba muy difícil de superar). Ofensivamente, recuerdo que su sistema estaba basado en la capacidad de correr en campo abierto de nombres como Djaniny y Andrés Rentería teniendo a lanzadores de contras como Rabello o Avión Calderón.
Tienda de camisetas baratas de futbol, nuevas camisetas del mundial 2018.
“En Argentina obtuvo mejores resultados que rendimientos. Con apenas 27 años se convirtió en el técnico más joven de la historia del fútbol argentino y en Lanús no modificó demasiado la fisonomía del equipo campeón. Su primer equipo fue brillante pero el ciclo se fue desgastando. Dos años después y en un Racing de flojo rendimiento previo, Zubeldía promovió a una buena camada de juveniles (Ricardo Centurión, Luis Fariña, Bruno Zuculini, Valentín Viola, José Luis Gómez, Rodrigo de Paul y Luciano Vietto) y logró resultados aplicando un ordenado 4-4-2 con varios integrantes de buen pie. Pese a la cantidad de puntos que sumó, su equipo nunca tuvo una identidad definida y dependió más de sus individualidades que de su rendimiento colectivo”.
“En Ecuador tuvo un paso que yo calificaría de regular, quizás bueno. En su primera venida para Barcelona Sporting Club iba liderando el torneo nacional pero tuvo un incidente muy fuerte con los directivos. En su plan de juego se criticaba en parte su falta de vocación ofensiva en pos de privilegiar la tarea defensiva. Contaba con armas letales arriba (Diaz y Mina) y con poco llegar al arco rival lograba mucho. Obsesivo en sus métodos, era muy común verlo en los entrenamientos continuamente elaborando circuitos de marca y repliegue, que luego se los podía ver plasmados en los juegos. Si bien no negaba el uso de la pelota, no era su prioridad darle larga circulación ni tenencia, y sí maximizar la eficacia arriba. En Liga de Quito mantuvo la misma tendencia, llegando a la final del torneo y cayendo ante Emelec. Tiene un fuerte carácter y si algo no le gusta no duda nunca en señalarlo”.
Encuentra zapatillas y botas de fútbol baratas:Magista, Mercurial superfly, Tiempo.
“En Santos tomó un equipo muy bien compensado. En el Clausura 2016 llegó a Liguilla y fue eliminado por Pachuca, que se terminó coronando. Apenas dirigió un torneo y un poco más porque fue despedido muy pronto en su segunda campaña. Aquí también trataba de sacar el balón desde atrás, y claramente fue de más a menos. Su jugador diferencial fue Diego ‘Pulpo’ González, que es un interior muy completo, con llegada y potencia para pisar las dos áreas. Por muchos momentos, jugaba al contragolpe, y que yo recuerde, su equipo no destacaba especialmente en ataque, sino que eran detalles de Rabello, Djaniny o González los que decidían partidos, además de ser un equipo muy potente a balón parado”.
“En Colombia no le fue nada bien. Empezó con una idea bastante ambiciosa: salida de balón trabajada, conceptos muy interesantes de circulación de balón potenciados por Quintero y los jugadores moviéndose acorde a la libertad del 10, perdiendo el balón con calidad con cierta regularidad, pero tuvo problemas de plantilla. Sobre todo con el perfil de los delanteros y la falta de desborde general.